Actuaral > Salud > Dejar de fumar con cigarrillos electrónicos

Dejar de fumar con cigarrillos electrónicos

Quienes inventaron los cigarrillos electrónicos tenían en mente que su utilización sirviera como método alternativo al tabaco tradicional, para poder dejar de consumir una sustancia que produce una gran cantidad de efectos nocivos en la salud y como forma progresiva para dejar de fumar y disfrutar de los beneficios de dejar el tabaco.

Dicho de otra manera, el cigarrillo electrónico tiene dos objetivos principales: sustituir al tabaco e intentar ayudar a quienes quieren dejar de fumar  sin sentir ansiedad.

Un cigarro de tabaco tradicional contiene infinidad de sustancias químicas y nocivas, como por ejemplo un alto porcentaje de nicotina, alquitrán, monóxido de carbono, amoniaco, formaldehído y arsénico.

Los cigarrillos electrónicos que se encuentran en el mercado ofrecen una gran variedad de formulaciones, con distintos sabores y concentraciones de nicotina y versiones sin nicotina. En las versiones con niveles altos de concentración de nicotina, fumar cigarrillos electrónicos equivale a fumar cigarrillos de tabaco normales.

¿Cómo funciona un cigarrillos electrónico?

Los cigarrillos electrónicos están compuestos por una batería, un atomizador y un cartucho cargado de líquido. Al dar una calada o succionar el cigarrillo, se activa la batería, el atomizador se calienta y evapora el líquido del cartucho, produciendo el vapor que se inhala.

Cuando se exhala, el vapor proporciona un efecto similar a la exhalación del humo y los fumadores habituales dicen que provocan una sensación real de estar fumando.

Los cigarrillos electrónicos no desprenden el clásico, molesto y aromático humo ni producen ceniza ni residuos.

Se pueden utilizar como alternativa para dejar de fumar, reducir el consumo cigarrillos tradicionales, para usar en lugares público en los que esté prohibido fumar, ya que no deja olor y el vapor se disuelve en el aire en pocos segundos.

loading...